FORMACIÓN DE LOS INGENIEROS Y SU RELACION CON LAS UNIVERSIDADES

Es de gran importancia de que las Universidades empiecen a destacar el gran impacto que tienen en la sociedad más allá de un servicio de preparación de profesionales que servirán de ingresos a la franja del sector productivo sino empezar a ver que el personal que se está preparando puede, con la adecuada preparación, resultar en personas que pueden cambiar a la sociedad y dar el ejemplo para encaminar grandes proyectos, comprometer ideales, inspirar para la búsqueda de mejores condiciones y calidad de vida. No solo es tener un gran número de egresados en el mercado eléctrico, es tener también un gran número de profesionales destacando en el sector con sus obras y proyectos.

 

Otro de los objetivos es demostrar que la innovación como parte de la formación de un profesional se puede convertir en una característica determinante en el sector eléctrico.

 

La innovación y la gestión de los valores humanos son características que algunos dicen se pueden formar con el tiempo, con un modelo adecuado de guía. Hay otros que piensan que uno nace con habilidades y talentos que potencias estas habilidades en los líderes. Pero quien no ha visto aun que puede ser una combinación de ambos lo que da como resultado el profesional líder que la sociedad en el futuro cercano necesitara para poder superar las crisis financieras, las crisis energéticas, la escasez de recursos naturales, el crecimiento desordenado de la población, entre otros.

 

Pero,

¿Cómo se identifica a estos profesionales?

¿Cómo se motiva a estos profesionales?

¿Cómo se ayuda a estos profesionales?

 

Problemática Local

En las universidades existen muchos cursos orientados a dar las competencias técnicas necesarias para dar al futuro profesional las herramientas para enfrentar los problemas que deberá enfrentar en la vida laboral, sin embargo, hay un vacío en el desarrollo de las competencias personales y ausencia de modelos de ingenieros que inspiren.

 

Existen muchos profesionales que toman cursos de posgrado orientados a completar habilidades complementarias al desarrollo personal y no de gran contenido técnico pues dejan esas responsabilidades a la empresa privada como parte de las capacitaciones internas para los diversos puestos de ingeniería que hay en las diversas empresas del sector. Los cursos de posgrado son de difícil acceso para los egresados de la carrera pues el proceso de la titulación suele ser muy engorroso y complicado.

 

Otra dificultad que se tiene en el medio es que las empresas dan a conocer el perfil que requieren en las etapas de selección del personal y las universidades nacionales no toman eso en consideración a la hora de aprobar los currículos de las competencias del egresado, que desde cierto punto de vista es un producto de la universidad. En cambio, las universidades particulares si toman esa información en cuenta, realizan mayores visitas y campañas de manera de que sus productos se puedan destacar rápidamente y aprovechar el éxito de sus egresados como si fuera el propio, y de hecho lo es.

 

Las competencias personales que no son bien formadas en la etapa de aprendizaje en aulas es aprendido mediante la socialización, trabajo en equipo, competencia entre compañeros de trabajo, asumiendo responsabilidades, chocando con nuevas experiencias nuevas y retadoras, pero hay un porcentaje que no puede tomar estos procesos de forma positiva y queda su potencial estancado y sin poder destacar en puestos de jerarquía o mando y dirección.

 

Entonces se puede decir que los entornos influyen de alguna manera en cómo se desenvolverá en el futuro un profesional que sale de las aulas a la vida laboral.

 

 

Posted in Problemáticas and tagged , , , , .

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *